Tratando de que tomemos conciencia de la responsabilidad tan grande la que conlleva conducir un vehículo, he tratado de publicar notas que nos hagan reflexionar por un momento y quizás corregir conductas que a la fina pueden parecer inofensivas pero que pueden poner en grave riesgo nuestra vida o la de otras personas, por esto quise copiar textual esta nota publicada en Circula Seguro de Javier Costas donde se habla de el porqué no se debe adelantar por la derecha, léanlo con atención y reflexione.

______________________________________________________
En el Reglamento de la Circulación se contemplan algunas excepciones al adelantamiento por la derecha, como es una vía urbana de más de un carril delimitado o para pasar a un conductor que está en el centro de la calzada para hacer un giro a la izquierda. Lo que está claro, es que en las autopistas está prohibido adelantar por la derecha (vías interurbanas en general). Es una norma que muchos conductores desconocen o no quieren conocer.

Al hacer un adelantamiento, se debe hacer por el carril izquierdo, y tiene una razón de ser muy lógica. Es muchísimo más fácil ser visibles en el retrovisor izquierdo y central que en el derecho del vehículo a adelantar. Claro, que es más cómodo dar por sentado que todos los conductores viven pendientes del retrovisor derecho, y si hay una colisión, se le echa la culpa al otro y ya está. Es una forma incívica e irresponsable de pensar, digna de un niño de educación infantil.

¿Por qué adelantar? Por que vamos más rápido que otro conductor, por el motivo que sea. De acuerdo, no siempre hay conductores que sepan que hay que circular por el carril más a la derecha posible y dejar libre el izquierdo o central, y que van “taponando” la circulación a una velocidad inferior a la máxima. A modo de recordatorio, en autopistas y autovías no rige la regla de 20 Km/h más para un adelantamiento. Velocidad máxima para turismos y motocicletas (no he mencionado a los vehículos industriales) 120 Km/h. Los V.I. tiene límites genéricos inferiores.

La forma correcta de proceder, y la más segura, es adelantar por la izquierda a no más de 120 Km/h, sin embargo, si surge la necesidad de ir más rápido (bajo tu exclusiva responsabilidad) y no puedes adelantar por la izquierda, lo primero, ten una actitud respetuosa. Mantén la distancia de seguridad con el vehículo precedente, tengas razón o no. Puedes dar un par de ráfagas con las luces a modo de “Por favor, déjame pasar” (aviso de que vamos a adelantarle) más que como “¡Quítate de enmedio, gusano!”. Si el conductor que va delante no se retira, sigue manteniendo la distancia de seguridad y espérate a que se quite.

lo sumo sólo perderemos unos segundos en nuestro viaje, y evitaremos poner nervioso al otro conductor, además de evitar una situación absurda de riesgo. Si vas muy cercano a él, si tiene que frenar por cualquier motivo, incluido el toque leve al freno tipo “que te separes”, podéis daros un golpe y puede acabar en una desgracia como los que vayan detrás tengan el mismo desprecio por la distancia de seguridad.

Llevar el intermitente dado constantemente o las luces antiniebla no nos dan más derecho de uso del carril izquierdo. Si no hay niebla, apágalas. Siempre es una buena idea llevar las luces de cruce puestas, pero no nos otorgan derecho de paso, sirven para ser vistos antes en el retrovisor de otros conductores. Es una medida de seguridad activa, válida todos los días del año, independientemente del clima o la hora, y es 100% legal.

Piensa mal y acertarás. Piensa que si el de delante frena, tú tienes que poder reaccionar y frenar sin colisionar contra él, recuerda que en el mejor de los casos, desde que percibes el peligro hasta que pisas el freno, pasan 0,75 segundos, y a 120 Km/h, hablamos de casi 30 metros. Además, aunque lleves frenos cerámicos firmados por Porsche o Brembo, aún no se ha inventado la detención en tiempo cero de un coche, no sin que el conductor muera instantáneamente, claro.

Si adelantamos por la derecha, nos estamos arriesgando a multa, golpe, accidente en cadena… ¿por unos segundos? Lo peor es repetirlo continuadamente, como si los demás fuesen un estorbo en nuestra carretera y que van lentos por fastidiarte únicamente. Espera tu turno para pasar, la vida no se detiene por unos segundos, y si realmente se trata de una emergencia, lleva los intermitentes al efecto puestos, pero sin olvidar que no eres un conductor de ambulancia.

Los conductores que circulan en zig-zag, o no son conscientes del riesgo que están provocando, o tienen un problema en su cerebro, léase descerebrados. La broma puede acabar en el mejor de los casos con una multa por conducción temeraria de un camuflado o en el peor, provocar un accidente y tener que cargar con muertos el resto de nuestra vida. A todas luces no compensa por un ahorro de miserables segundos.

Este vídeo es un resumen de todo lo que NO se debe hacer en una autopista:


Si la circulación es tan lenta que ocupa toda la anchura de la calzada y la velocidad es lenta, entones sí se puede adelantar por la derecha (rebasamiento), pero pasar por la derecha en condiciones normales a otro coche, aunque sea a 1 Km/h más que él, no es rebasamiento, es adelantamiento y por tanto, sancionable. Apliquemos el sentido común. A nadie le gustaría girar a la derecha y darse cuenta por ruido de metales que había un conductor haciéndolo mal en nuestro ángulo muerto. ¿De quién sería la culpa? De ambos, uno por girar sin cerciorarse de que no hay nadie (retrovisor, señalización, maniobra RSM) y el otro por adelantar por la derecha.

Respetar a los demás es más seguro que despreciarlos. Si un conductor circula incorrectamente, no te legitima a cometer otra infracción. Se puede (no se debe) circular a más de 120 Km/h sin poner en peligro constantemente a la gente, en Alemania eso se sabe, en España parece que no. La educación por parte de los demás se agradece, muchos conductores se pasan al carril derecho sin pegarse a su paragolpes, dejarlos ciegos a ráfagas o pitarles. Sólo espera un poco, que el Mundo no se acaba por unos segundos.

Nunca olvides mantener la distancia de seguridad, vayas a adelantar o no. La señal francesa de la imagen recuerda que dos líneas discontínuas exteriores entre coche y coche suponen una distancia adecuada de seguridad. Más simple es difícil.

Cuando uno tiene demasiada prisa o impaciencia, puede desencadenarse una tragedia. El accidente de los turistas finlandeses en un autobús, además de por el exceso de velocidad y la alcoholemia del conductor causante, fue por los cambios de carril y adelantamientos temerarios, que fueron cargando la escopeta hasta que se disparó.

Por tu bien, y por el de los demás: No adelantes por la derecha, no merece la pena.

Fuente: Circula Seguro

Share

Tags: autopista, imprudencia, Seguridad, seguridad vial, vias